Aura Rendón Lopera, una apuesta joven por la cultura y la sociedad

Por Sandra Valoyes Villa

Aura María Rendón Lopera nació en Medellín, tiene 29 años, trabaja en la Corporación Estanislao Zuleta donde se dedica a procesos de formación ciudadana y de lectura para la construcción de un pensamiento crítico, democrático y solidario. Sus búsquedas la llevaron a participar en la Corporación Cámara de Danza Comunidad y a convertirse en delegada de la zona de juventudes de Confiar.

A Aura le gustan mucho las ciencias, la física y la matemática, por eso estudió Ingeniería de Control en la Universidad Nacional; pero la atracción hacia la cultura y lo social, la condujeron a tomar la decisión de no ejercer su profesión. Sin embargo, la elección no fue nada fácil, porque mientras su familia tardaba en aceptarlo, la sociedad la impulsaba, como presiona a miles de jóvenes, a privilegiar un trabajo donde se obtienen ingresos altos en lugar de otro donde se pueda ser feliz con lo que se hace. Aura lo tenía claro y por ello se empeñó en la «apuesta por el trabajo cultural y social» que es lo que realmente disfruta.
A su vida llegó la Corporación Estanislao Zuleta en 2009, un espacio donde sin duda Aura no sólo se siente bien, sino que le permite construir y aportar en la transformación de aquello que le incomoda como ciudadana, ya que como ella expresa ha cambiado la manera en la que observa los problemas sociales «de nuestro país, de sí misma, de las relaciones con otras personas y de la vida cotidiana». A la Corporación se incorporó laboralmente en 2012 y desde ese entonces ha participado y liderado proyectos de lectura y formación ciudadana.
Desde el año 2014 está involucrada con la Corporación Cámara de Danza Comunidad, un escenario que le ha ofrecido la oportunidad de descubrir músicas autóctonas y del mundo, y que la ha desafiado a conectarse de otra forma consigo misma, pues la danza también le ha permitido hacerse la pregunta por el ser mujer, en especial por la relación que ha establecido con su cuerpo desde que era una niña, momento del que recuerda que:
«Tenía mucho miedo a los balones, nunca practica deportes con estos, hacía otros más individuales como la gimnasia y la natación, ahí se superan los propios límites pero todo es en relación con uno mismo y no con los otros; entonces siento que eso me marcó, pues si yo hubiera nacido niño probablemente me hubieran enseñado a jugar fútbol, así que he venido trabajando en la danza este asunto, retándome ciertas actitudes y transformando esos miedos».

Aura dice que por la Corporación Estanislao Zuleta conoció a la Cooperativa Confiar. Muy pronto se convirtió en asociada y tiempo después recibió beca para finalizar sus estudios de pregrado. Pero lo que más le cautivó fue la apuesta por la cultura: «lo primero que me di cuenta era que Confiar tenía muchas líneas en eso de lo cultural y de lo social. Conocí todo el interés por el medio ambiente. También el Bazar de la Confianza donde participé en 2009 del Café Arte, y fue muy bonito. Siempre me ha gustado estar allí». Y aunque no conoció a Confiar por el ahorro y el crédito, hoy se siente orgullosa de estar allí pagando su propia casa.  

En el año 2012 fue elegida como delegada de la zona de juventudes, experiencia que, reconoce, ha enriquecido su conocimiento, ya que «ha sido un proceso de aprendizaje sobre lo que significa la cooperativa por dentro y formarse en lo complejo que es su funcionamiento».

En la actualidad a Confiar la compone una base social con casi cincuenta mil personas menores de 30 años de edad. Dentro de las apuestas de la cooperativa por esta población, son reconocidas tanto las becas estudiantiles como el apoyo a las propuestas que generan jóvenes en distintos lugares del país, de ahí que su voz y voto sea parte indispensable de la vida institucional y que las trece personas que actualmente son delegadas de la zona de juventudes, se constituyan en el 10% de la Asamblea del país. Aura considera relevante ser parte de este escenario debido a que «permite animar a los jóvenes a participar de este espacio político de Confiar que es donde se toman las decisiones».  

Trabajar en el campo de lo cultural y de lo social y proponer un mirada crítica frente a la vida y la sociedad, hacen de Aura María Rendón Lopera, una Mujer de Confiar.

Deja un comentario

Close Menu