Raíces

Desde el 19 de agosto y durante todos los sábados del semestre, los ciudadanos compartirán textos literarios y filosóficos en el club de lectura Raíces, que tendrá lugar en el Teatro Pablo Tobón Uribe de Medellín, a las 10:00 de la mañana.

Según sus organizadoras, Lily García y Leidy García, profesora y estudiante del Instituto de Filosofía de la Universidad de Antioquia, este es un espacio en el que se posibilita, desde la lectura conjunta, “pensar las condiciones en las que se ha desarrollado nuestra existencia, comprender  los hilos históricos y culturales que han determinado estas condiciones y considerar nuevas formas de existir”.

Las cinco autoras de este semestre 

Marvel Moreno
Barranquilla.1939 Es una de las grandes olvidadas de la literatura colombiana. Su primera novela y una de las obras más conocidas es En diciembre llegaban las brisas, desde donde relata la conservadora, patriarcal y elitista sociedad barranquillera de los años sesenta. Desde la memoria de las mujeres (abuelas, madres e hijas) cuenta cómo opera el machismo en los hombres y en ellas mismas, que lo enfrentan unas desde la imposibilidad de la rebeldía y otras desde la conquista de la autonomía, por lo menos en algunos aspectos de la vida.

 

Gioconda Belli. Nicaragua. 1948. Poeta, novelista y activista opositora a la dictadura de Atanasio Somoza, en los setenta. Su voz fuerte, directa, crítica, pero también amorosa, no deja dudas sobre su postura política respecto a la posición que deben ocupar las mujeres en la sociedad: “Soy la mujer que piensa. Algún día mis ojos encenderán luciérnagas”. Sus poemas exploran sin tapujos la sexualidad femenina. La mujer habitada, una de sus obras más conocidas, cuenta la historia de una mujer que se rebela contra la dominación masculina.

 

 

 

Eva Figes. 1932. Alemana-inglesa, de origen judío, asunto que menciona en sus  tres obras autobiográficas y en una que otra de las 13 novelas. Aborda el feminismo y las memorias de su infancia en Berlín. Fue una de las precursoras de la segunda ola del feminismo en Reino Unido, pero no fue sino hasta 2009 cuando la British Library reconoció la importancia de su legado. “Las mujeres que son feministas no tienen grandes necesidades en lo que se refiere a filosofía: les basta tener, en primer lugar, un agudo sentido de la injusticia, una buena dosis de sentido común y la oportunidad de poner en práctica los dos atributos anteriores”, escribió Figes, en una de sus columnas, a mediados delos ochenta. Sus palabras siguen vigentes.

 

Flora Tristán. París. 1803. Precursora del movimiento feminista socialista. En sus textos defiende la idea de que los hombres y las mujeres nacen libres, atravesada por un enfoque de clase que precede al feminismo marxista.  En 1843, en su obra más conocida, Unión Obrera, escribió: “Todas las desgracias del mundo provienen del olvido y el desprecio que hasta hoy se ha hecho de los derechos naturales e imprescriptibles del ser mujer”.

 

 

 

 

Mary Wollstonecraft. Inglaterra. 1759. Filósofa  y escritora. Es autora de Vindicación de los derechos del hombre (1791) y de Vindicación de los derechos de la mujer (1792). En esta última, denuncia que la educación que se les daba a las mujeres las hacía “más artificiales y débiles de carácter de lo que de otra forma podrían haber sido”. Justamente por eso señalaba las ideas de Rousseau sobre la educación de las mujeres como camino para formar buenas esposas.

Para más información: lily.garcia@udea.edu.co

Deja un comentario

Close Menu